Posgrado

Noticias

Posgrado 4 DE SEPTIEMBRE DEL 2017

“El mercado no asegurará la diversificación productiva”

Conversatorio fue organizado por la Escuela de Posgrado de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya

La lucha contra la desigualdad no es un tema trasnochado de los políticos de izquierda o de comunistas desfasados, es un tema que hoy debiera estar vigente en todas las latitudes y ser la mayor preocupación de gobernantes y de todas las fuerzas políticas. Así lo expresó, el Dr. Diego Sánchez-Ancochea, director del Latin American Centre de la Universidad de Oxford, quien participó en un conversatorio en organizado por la Escuela de Posgrado de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. En su presentación Sánchez señaló como un error el asumir que la reactivación económica por sí sola resolverá los problemas de la distribución de la riqueza y las asimetrías en el empleo.

El economista explicó que si bien América Latina ha incorporado novedades en cuanto a su política social como el aumento de los salarios mínimos, o reformas de los sistemas de salud para establecer un piso mínimo de derechos para toda la población y programas de transferencias condicionadas, el impacto redistributivo es todavía muy limitado y la región sigue registrando los mayores niveles de desigualdad en el mundo. Además, una característica muy evidente es la falta de estrategias para asegurar la sostenibilidad de este tipo de reducción de desigualdad.

Para el experto, la mejor política social es un empleo estable y una forma de lograrlo es a través de la diversificación productiva, pero que, con excepción de Brasil, los gobiernos latinoamericanos han puesto poco acento en fomentar un cambio estructural que eleve la productividad de los sectores más atrasados. Subrayó que otro de los paradigmas que deben repensarse es que el mercado por sí solo va a promover la diversificación productiva, ya que esto no ha funcionado en ningún país.

Se requiere una participación activa del Estado en la política industrial, por lo que, el reto no es económico, sino político. “Los países más exitosos han sido capaces de vincular la política social a la política industrial y ninguno ha transformado su estructura productiva sin una decisiva influencia estatal”. El economista destacó también la importancia de llevar a cabo políticas sociales de carácter universal que garanticen derechos relativamente similares a la población, ello sin dejar de lado las políticas sociales selectivas.

Sánchez-Ancochea concluyó su exposición indicando que la generación de nuevas políticas debe ir en paralelo con el fortalecimiento de la capacidad estatal. El estado juega un papel de enorme importancia para producir un círculo virtuoso en la dinámica económica y social.