Facultades

Noticias

Facultades 31 DE MAYO DEL 2021

Compilado Buenas Prácticas Docentes Universitarias

 Descargar

El 2020 nos ha transformado. La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 obligó, entre otras medidas, a cerrar temporalmente las Universidades del país y, por lo tanto, nos vimos en la necesidad de transitar de manera acelerada a una Enseñanza Remota de Emergencia. Ha sido, y aún lo es, uno de los grandes retos que hemos enfrentado como país, como sociedad, como personas y, también, como comunidad universitaria y como institución. 

Asumir este desafió nos ha supuesto a todas las personas que conformamos la comunidad universitaria tener que trabajar de manera conjunta y creativa. Estudiantes, docentes y personal administrativo nos hemos tenido que reinventar. Hemos tenido que buscar nuevos caminos para aprender, para enseñar, para comunicarnos y para acompañarnos. No ha sido, ni es fácil. Además, todo ello, atravesado por pérdidas de personas cercanas y queridas, duelos que tantas personas han tenido que transitar. 

Nuestro horizonte como universidad jesuita a la hora de pensar y diseñar este camino fue el deseo de garantizar, en este nuevo contexto, una educación inclusiva, equitativa y de calidad que permitiese oportunidades de aprendizaje tanto para el alumnado como para el profesorado (Objetivo de Desarrollo Sostenible N°4). Nuestro esfuerzo fue lograr que los proyectos educativos que formaban parte del proyecto de vida de tantos y tantas jóvenes que estudian en la Universidad continuasen siendo posibles. La labor de las y los docentes ha sido fundamental en este proceso. 

Desde el primer momento, en el que la Universidad planteó el plan de formación en competencias digitales para posibilitar una Enseñanza Remota de Emergencia de calidad, la actitud de colaboración y el deseo de aprender para mejor servir al alumnado ha estado presente siempre. El esfuerzo ha sido enorme. Como parte de esta transformación y proceso de reinventarnos es fundamental contar con espacios y materiales que nos permitan aprender los unos de los otros, así como reflexionar sobre las prácticas docentes para buscar aquellas que promueven mejores procesos de aprendizaje para el alumnado.

Con este objetivo, se organizó a final del 2020 un taller sobre sistematización de buenas prácticas para el profesorado, y cuyo resultado es el documento que se presenta. Deseamos, con ello, contribuir a la educación superior de calidad en nuestro país. 

 

Isabel Berganza Setién 

Vicerrectora Académica