Posgrado

Noticias

Posgrado 14 DE JUNIO DEL 2018

P. Jerónimo Olleros, SJ: “La educación popular no es beneficiar al pueblo”

La cuarta sesión del ciclo de conferencias Fides y Humanitas: claves para inspirar el presente, realizado con motivo de la conmemoración de los 450 años de la llegada de los jesuitas al Perú, abordó la importancia de la educación popular en la obra apostólica después de Vaticano II. Los especialistas destacaron que una práctica educativa, desde la educación popular, tiene como objetivo la transformación de una sociedad que reproduce condiciones de exclusión hacia una más justa y solidaria en la que todos puedan desarrollarse íntegramente. Por ello, el apostolado jesuita decidió relacionarse directamente con una educación que produce estos cambios estructurales.

El historiador Rolando Iberico compartió un proyecto de investigación en el que viene sistematizando las experiencias de centros sociales jesuitas, que evidencian el proceso de acompañamiento, de liberación y de desarrollo humano integral presentes en el trabajo pastoral de la Compañía de Jesús. Citó al P. Michael Campbell-Johnston, quien señala que la formación de los jesuitas incide en un conocimiento profundo de la realidad social en la que viven. Ello explica que los Centros de Investigación y Acción Social (CIAS), fundados en 1955 por el Padre Manuel Foyaca, fueron concebidos como espacios para pensar la transformación de la mentalidad y las estructuras sociales en un sentido de justicia social.

Carmen Robles, miembro de la junta de asociados de Servicios Educativos en El Agustino, expresó que la Compañía de Jesús, a la luz de los cambios propuestos en Vaticano II, decide dar un gran giro en la Congregación General 32 en la que especifica que su misión en adelante será: “la misión de servir a la fe promoviendo la justicia”, señaló. Esto llevó a la promoción de centros sociales para fortalecer su presencia en lugares con personas en situaciones críticas. Esta opción de terminar con la explotación de los pobres, que dio origen a la Teoría de la Liberación, fue más allá del campo religioso con repercusiones en la educación de América Latina.

En el encuentro también participó el P. Jerónimo Olleros, SJ, ex director nacional de Fe y Alegría y ex director del Centro de Capacitación Agro-Industrial Jesús Obrero (CCAIJO, creado en 1971) del Cusco y actualmente es párroco del templo de la Compañía de Jesús en Cusco. “La educación popular no es beneficiar al pueblo. Se trata de retomar sus perspectivas, reconocer la validez de que todo nuestro pueblo puede aportar y, desde allí, aportar a la vida del país. Se trata de una educación liberadora y, por ello, siempre se debe abrir el diálogo con lo diverso. Eso nos debe seguir apasionando. Miremos hacia el futuro y descubramos nuevas posibilidades para aportar al desarrollo del Perú, desde la Compañía de Jesús en el Perú”, expresó.