Quiero màs
informaciòn
29 agosto, 2019

[Entrevista] “En la última década los intentos de suicidio en niños han ido aumentando”

Dana Alonzo

Dana Alonzo, profesora principal de la Universidad de Forham en Nueva York e investigadora en tratamiento y prevención del suicidio, visitó la Ruiz de Montoya invitada por la Escuela Profesional de Psicología. Dana Alonzo ha publicado varios artículos sobre el suicidio y también ha brindado talleres de capacitación en Guatemala, Irlanda, California, Washington D.C. y Nueva Jersey.

 

¿Qué factores influyen en un intento de suicidio?

En los Estados Unidos más del 90 % de personas que cometen suicidio tienen un trastorno mental y en Latinoamérica la cifra es de 60 %. No todas las personas con estas patologías intentan suicidarse, pero es un factor de riesgo muy fuerte. Enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad o el trastorno de personalidad Borderline son el tipo de enfermedades que tienen un mayor índice de riesgo de suicidio.

 

¿Cuál es el perfil de un suicida?

Depende del país, varía mucho. Por ejemplo, el índice de mortalidad, publicado por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, revela que, entre el 2010 y este año, han ido en aumento los intentos de suicidio entre niños de 10 y 14 años. Antes, después sus clases, los niños iban a sus casas donde se sentían seguros, pero ahora, aun estando en la casa, están recibiendo mensajes crueles y negativos de otros niños por las redes sociales. Una teoría señala que con el internet es mucho más fácil el bullying.

 

¿Qué otra población es vulnerable a tener pensamientos suicidas?

Los adultos mayores, ellos presentan tendencias suicidas muy altas. Creo que lo que pasa con los ancianos es que la idea de la muerte es algo normal para ellos, pero de hecho no es sano que tengan esos pensamientos. En los Estados Unidos, los adultos mayores tienen menos oportunidades para sociabilizar y a veces son más solitarios porque tienen menos apoyo de la familia, no tenemos una cultura en que la familia es importante.

También las mujeres intentan suicidarse con mayor frecuencia, pero los hombres son quienes llegan a concretarlo en mayor número de casos. Al parecer, algunas mujeres tienen comportamientos suicidas para comunicar un problema o solicitar ayuda y esto es común en culturas donde la mujer tiene la responsabilidad de la casa y de los niños y tiene que anteponer sus necesidades.

 

¿De qué manera se les puede ayudar?

Es importante el apoyo de la familia y, en el caso de los jóvenes, es clave el apoyo social de un adulto ajeno a su entorno familiar. Y, sobre todo, que la persona esté dispuesta a recibir tratamiento. El problema con quienes tienen estos pensamientos suicidas es que no buscan ayuda, por ello, en los últimos años, he tratado de desarrollar un protocolo para una mejor intervención a personas con riesgo de suicidio.

 

¿Cómo se puede mejorar el abordaje de estos pacientes?

Lo más importante es la capacitación a los profesionales en salud mental. En muchas investigaciones, los psicólogos que fueron entrevistados indican que se sienten ansiosos con este tipo de pacientes porque tienen miedo de decir algo que vaya a desencadenar un intento de suicidio, sienten que tienen la responsabilidad de la vida del paciente. Además, algunos psicólogos empiezan a comportarse, en lenguaje no verbal, de una forma negativa y el paciente reconoce que el profesional no está cómodo y entonces no quiere continuar con el tratamiento porque sienten culpa o que los están juzgándolos.

 

¿Cuáles son los principales retos que deben tener en cuenta los futuros psicólogos?

Si bien los retos no van a cambiar mucho, los prejuicios son el problema más grande y van a continuar si no encontramos una manera de educar sobre las enfermedades mentales. Estamos etiquetando a las personas en vez de hablar de las enfermedades, tenemos que cambiar eso. Es importante que los profesionales de la salud mental reconozcan sus propios valores, creencias y actitudes sobre el suicidio para que, cuando estén trabajando con alguien con riesgo, su cuerpo no esté comunicando mensajes negativos sobre ese tema. También deben tener la capacidad de identificar las señales de alerta y los factores de riesgo.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias