Presentación

Quiero darles la bienvenida a la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Nuestro proyecto educativo se basa en una formación integral de la persona. Deseamos formar profesionales que se comprometan de manera firme, realista y continua en la promoción de una sociedad más justa. Asimismo, que sean sensibles al entorno en el que viven, que promuevan el diálogo intercultural y la ciudadanía global, que tengan un sentido crítico y creativo y, sobre todo, que tengan un actuar ético. Es decir, nuestro empeño es formar mujeres y hombres que pongan lo mejor de sí mismos al servicio del bien común.

Actualmente, el país necesita cambios profundos, y en este proceso las universidades tenemos un papel fundamental a la hora de la formación de los jóvenes. El modelo educativo que adoptemos, la ética en la que les formemos y la sociedad que soñemos juntos guiará a las futuras generaciones.

Para lograr este objetivo, nuestras carreras profesionales comienzan con cuatro semestres en los que se desarrollan un número importante de cursos generales, donde los y las estudiantes adquieren una sólida formación humanista.  Asimismo, desde el inicio, todo el alumnado participa en un programa de tutorías, que constituye un eje transversal de la propuesta pedagógica de nuestra universidad. A través de ellas, se realiza un proceso de acompañamiento personalizado que permite al estudiante integrar las diferentes dimensiones de su vida para clarificar su proyecto individual y colectivo. Igualmente, en las diversas carreras se desarrollan asignaturas en la metodología denominada “Formación en la experiencia”, a través de las cuales se vincula el aprendizaje con el servicio a la comunidad.

Otro aspecto fundamental para desarrollar las competencias que deseamos en nuestro alumnado es la promoción de la internacionalización. Para ello, formamos parte de diversas redes regionales e internacionales que general oportunidades para promover este aspecto tanto para los estudiantes como para los docentes.

Por lo tanto, la visión humanista es el eje que guía nuestra labor como comunidad académica y el desarrollo de los planes de estudio. Debemos, además, siempre recordar que cuando evaluemos nuestra calidad educativa y nuestro desempeño, un aspecto fundamental a tener en cuenta, tal y como nos recuerda nuestra carta fundacional, es aquello que nuestros estudiantes y egresados lleguen a ser y cuán comprometidos estén en crear un mundo más justo y sostenible.

Isabel Berganza Setién

Vicerrectora Académica