Quiero màs
informaciòn
9 agosto, 2022

[Artículo RPP] Soledad Escalante: El nuevo D.T. y el impacto de su designación

Las élites políticas encontrarán en el desarrollo de los próximos resultados, buenos o malos, de la era Reynoso, un foco de atención inigualable, y las mayorías nacionales, un atenuante social a través del cual “sublimar” la dependencia económica y social.

En un artículo anterior indicamos que el fútbol es un factor político. Por ello, conviene desarrollar cuál será el impacto, en la opinión nacional, de la designación del nuevo D.T. de selección peruana de fútbol. Para ponderarlo, conviene ensayar dos razones: los resultados que la Selección obtenga en esta nueva etapa servirán como “atenuante social” para la coyuntura política, y, en segundo lugar, la característica fundamental del nuevo D.T.

Iniciemos con la segunda razón. Juan Reynoso antes de ser entrenador, fue un jugador muy especial en el campeonato de fútbol peruano. Pertenece a muy temprana edad a esa generación dorada de Alianza Lima que fallece la noche de un martes 8 de diciembre de 1987 (la tragedia aérea del Fokker F-27). Muy temprano en la década del noventa, como jugador de la blanquiazul, dejará esa camiseta para vestir la crema de Universitario de Deportes. Acaso no hubo mayor noticia mediática y consternación “popular” en esa época. No existían las “redes”, la velocidad de las comunicaciones era otra. Quizá eran tiempos más románticos. Posteriormente migra para jugar en el fútbol de México, con éxito. Pero el recuerdo más palpable que se tiene de él, es cuando fue capitán de la Selección para el mundial de Francia 98. El partido decisivo fue un 12 de octubre del año 1997 ante la selección chilena en Chile. En la retina de la masa peruana ha quedado grabada la imagen de Reynoso defendiéndose de las agresiones de algunos hinchas de Santiago postpartido.

Finalicemos con la primera razón. Un sector mayoritario de analistas asevera que el fútbol es un factor sicosocial, que sirve al Gobierno para desviar la atención de los temas relevantes y que resulta algo así como un “pulmón” o “pulso” social. Pero esto, indicamos en su momento, es tan evidente que resulta propio de una banal sociología. Nosotros consideramos, más bien, que el factor fútbol es un tema de conversación “relevante”, transversal a las edades más dispares. Es por ello que se puede formular una temeraria analogía: la preocupación de quién sea el próximo Premier es semejante a quién será el próximo asistente técnico de Juan Reynoso. Sí, la sociedad humana es tan compleja en sus hábitos y gustos y “la noticia” toma formas tan diversas al verbalizarse en los sinnúmeros de sentidos de vida que cobra en las masas.

¿Cuándo se podrá notar la forma práctica de este “atenuante social”? El actual Ejecutivo está transitando a su segundo año de gobierno, la competencia deportiva iniciará en los próximos meses, incluso se estima que las próximas Eliminatorias iniciarían el próximo mes de marzo. Nuestro análisis considera que a la mayoría de los peruanos y las peruanas poco les importa la “crisis” política del Ejecutivo. La atención de las mayorías nacionales está fundada en la relación trabajo-salario. Lo otro, es del interés apremiante de las élites políticas. Éstas, precisamente, encontrarán en el desarrollo de los próximos resultados, buenos o malos, de la era Reynoso, un foco de atención inigualable, y las mayorías nacionales, un atenuante social a través del cual “sublimar” la colonialidad y la dependencia económica y social.

Juan Reynoso es el nuevo D.T. de la Selección. El tiempo nos mostrará la forma que tome la hoy expectativa que se viene ya forjando alrededor de los próximos convocados. Hay una esperanza en medio del desierto.

Lea la columna de la autora todos los miércoles en Rpp.pe

Sobre el autor:

Soledad Escalante

Directora de la Oficina de Formación Humanista y docente principal de la Facultad de Filosofía, Educación y Ciencias Humanasen la Universidad Antonio Ruiz de Montoya

Compartir esta noticia:

Últimas noticias