Quiero màs
informaciòn
19 julio, 2022

El Centro de Investigación y Estudios de la UARM inició sus actividades con una evaluación de impacto para la ODP Jesuitas del Perú

El Centro de Investigación y Estudios de Mercado (CIEM) de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM) inició sus actividades con la evaluación del impacto del programa “Mi ventana al mundo”, realizada por la alianza entre la Oficina de Desarrollo y Procura (ODP) – Jesuitas del Perú y la ejecutora Parke Lab, con el objetivo de desarrollar el intercambio cultural, ciudadanía global, socialización virtual e identidad entre niños de 8 a 12 años de diferentes regiones del país.

Así, se realizó un estudio de investigación cualitativa que observó a menores de Piura, Lima, Cusco, Ayacucho y Tacna. Se entrevistó previamente a los niños, quienes luego asistieron a ocho reuniones en parques virtuales, gracias a los cuales los niños pudieron encontrar un espacio de conexión e intercambio cultural seguro y responsable.

La participación de los menores fue analizada bajo la técnica de la observación insights. Al termino del programa se entrevistó nuevamente a los niños para evaluar los cambios en sus discursos, actitudes y opiniones referidas a los objetivos que el programa busca alcanzar.

Los resultados del estudio fueron los siguientes:

  1. El programa contribuye al pensamiento global. Algunos niños de la sierra pensaban que los niños de las ciudades de la costa también se dedicaban a las labores de la chacra. Gracias al estudio pudieron comprobar que sus actividades son diferentes. Llegaron incluso a sentir preocupación por la ausencia de chacras y de agua en la ciudad de Lima.
  2. El intercambio cultura se produjo también cuando los niños de la sierra mostraron sus paisajes naturales en directo a través de sus cámaras. Algunos mostraron el momento en vivo en que participaban de un festival de danza típico de su localidad, otros pudieron mostrar algunas plantas medicinales que siembran, así también los menores conversaron de los diferentes climas, platos típicos, etc. Finalmente, llegaron a la conclusión de que las danzas, la vestimenta y la comida eran parte de su identidad; pero las personalidades entre ellos eran muy parecidas, lo que los hacía iguales entre sí.
  3. El programa también fue una contribución a la salud mental de los niños, pues formó un espacio de amistad, de buenas conversaciones, de alegrías y confianza para contar algunos problemas de la escuela.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias