Quiero màs
informaciòn
8 junio, 2018

“La transformación de la violencia solo puede provenir desde el individuo a los colectivos”

Roberto Solarte, profesor del Departamento de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, visitó la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y compartió su trabajo académico “El tambor, la gaita y el desierto”. Presentó un acercamiento de la teoría mimética a soluciones concretas a los conflictos armados, en particular en el caso de Colombia con las FARC, y abordó la perspectiva del silencio propuesto por René Girard en "Clausewitz en los extremos”. La violencia no se transforma desde la perspectiva militar, sino, tal como lo explicó, requiere pensar cómo vivir en paz, cómo resolver las diferencias sin violencia con una memoria reflexiva y autocrítica y, sobre todo con una educación para la paz.

El estado de violencia pone al descubierto la decreciente capacidad del Estado para mantener el monopolio de la fuerza y aplicar democráticamente el imperio de la ley. En ese sentido, cobra relevancia la teoría de resolución de conflictos para poner fin a los conflictos sociales y en la construcción de la paz. Y esto solo es posible a partir de la práctica reflexiva que permite a las personas compartir lo que han aprendido de la experiencia. “Las técnicas de resolución de conflictos les permiten alejarse de la idea de que están condicionadas a ser violentas y esto hace posible que el individuo y los colectivos elijan construir la paz”, expresó.

El filósofo explica que, al comienzo, los abordajes clásicos de resolución de conflictos, creían que quienes tenían poder político y nivel de élite eran los llamados a llevar a cabo estas tareas, con la ayuda de mediadores que también eran miembros de élites. Entonces la premisa era buscar pactos y firmar acuerdos que pudieran ser apoyados por las víctimas. Con el tiempo, se trabaja en otras formas de construir la paz y surge la idea de que la paz es algo que debe ser hecho y realizado por cada uno en la sociedad o en comunidad, porque es algo de lo que cada uno puede ser responsable y debe hacer sostenible.  

“Todos los niveles de la sociedad deben estar involucrados en la construcción de la paz, no solo sus élites y líderes, ni tampoco solo los combatientes, sino todo aquel que de alguna o de otra forma ha sido tocado por el conflicto violento. Así, la resolución de conflictos comenzó a moverse hacia una perspectiva más amplia, conocida hoy como ‘transformación de conflictos’, un concepto desarrollado ampliamente por Jean-Paul Lederach”, explicó Roberto Solarte, quien fue invitado por la Facultad de Filosofía, Educación y Ciencias Humanas de la Ruiz.

El enfoque de transformación de conflictos ha constituido una práctica a través de la cual los individuos comprenden todos los niveles de responsabilidad en la construcción de la paz y en el trabajo con sus comunidades para que esa paz sea sostenible. “La idea básica es que se trata de transformar sin recurrir a la violencia lo que no funciona en lugar de eliminarlo, lo que abre la puerta al concepto de Girard del ‘silencio’; esto nos lleva a cómo las prácticas verdaderamente transformadoras solo pueden provenir desde el individuo a los colectivos”, sostuvo.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias