Quiero màs
informaciòn
3 diciembre, 2018

Foro público: Justicia social hoy es también justicia ambiental

En menos de un año se llevará a cabo el primer Sínodo de la Amazonía, convocado por el papa Francisco. Centrará su atención en cómo la Iglesia se relaciona con los pueblos amazónicos y en la urgencia de una ecología integral para enfrentar la profunda crisis causada por una «cultura del descarte». Como un acto preparatorio se realizó en la Ruiz el Foro público: El sínodo y los nuevos caminos para una Iglesia con rostro amazónico, organizado por el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP) y la Red Eclesial Panamazónica (Repam). “Necesitamos construir justicia social para todos, lo cual trae consigo una justicia ambiental”, fue una de las conclusiones más importantes del evento.

El Mons. Alfredo Vizcarra, SJ, obispo de Jaén y coordinador de la Repam en el Perú, hizo hincapié que la Amazónica está en la mirada del mundo moderno, pero por codicia. Reflexionó sobre el comportamiento de las ONG, de la Iglesia y del Estado. “Existe aún la perspectiva neocolonialista. No tenemos en cuenta el sufrimiento histórico de esos pueblos con identidad e historia propias. El modo de integración a nuestro sistema social los ha puesto en situación de pobreza y exclusión. No se valora su cultura, les imponemos nuestros conocimientos y valores. Debemos cambiar el estilo de hacer Iglesia en estas zonas y para eso servirá el próximo sínodo”, expresó.

Romina Rivera, directora del Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático (MOCICC), recordó que el papa Francisco en su encíclica Laudato si' ha señalado el camino para enfrentar el cambio climático. “Nos ha dicho que pongamos énfasis en la justicia climática y que identifiquemos a los más vulnerables. No estamos frente a una crisis, exclusivamente, ecológica. Es una crisis integral que afecta la vida de los pueblos. No es solo minería o tala ilegal, es el desprecio del sistema por los pueblos de la Amazonia. Las personas se sienten abandonadas y quieren una vida digna. Es momento de trabajar en el buen vivir”.

Para Laura Vargas, representante de la Comisión Episcopal de Acción Social (CEAS), es muy importante terminar con la apatía frente a los problemas de los pueblos amazónicos. Esto implica trabajar en una Iglesia misericordiosa, salir hacia las comunidades y caminar juntos. “En este proceso de conversión, que supone un cambio real, es muy importante el discernimiento para construir algo nuevo que nos transforme. Un primer gran paso es ser más conscientes del enorme sufrimiento de nuestros pueblos hermanos”, señaló.

Gonzalo Gamio, docente de la Escuela de Filosofía de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, destacó la actitud sinodal, que implica caminar y conversar juntos y promueve una Iglesia que va al encuentro con el otro. “Con esta nueva mirada, la Iglesia enfrenta, directamente, a un sistema basado en el consumo. El papa Francisco pide el cambio de actitud de todos, creyentes y no creyentes. Durante siglos se intentó imponer formas de vida moderna a las comunidades. Es momento de que entendamos que la tierra para ellos no es mera propiedad, sino encierra su fuente de sabiduría”.

El encuentro fue clausurado por el Dr. Aldo Vásquez, vicerrector académico de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y ex ministro de Justicia y Derechos Humanos, quien destacó la activa participación de los representantes de pueblos amazónicos y la comunidad en general. El Sínodo de la Amazonía se llevará a cabo en octubre del próximo año, en Roma. Este foro público es el inicio de una serie de actividades orientadas a forjar nuevos caminos para la Iglesia universal y la construcción de una iglesia con rostro amazónico. Se seguirán promoviendo encuentros para contribuir al diálogo entre la Iglesia y las organizaciones indígenas, sociedad civil y sector académico.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias