Quiero màs
informaciòn
18 abril, 2018

“Un fiscalizador sin ética favorece la corrupción”

Eduardo Vega, director del Instituto de Ética y Desarrollo de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, participó en el programa de inducción a 160 inspectores auxiliares de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), junto a Javier Neves Mujica, Jorge Toyama y Philippe Vanhuynegem, director de la Oficina de OIT para los Países Andinos. Compartieron con los jóvenes (abogados, ingenieros, médicos, químicos, entre otras profesiones) la urgencia de mejorar procesos y crear una cultura de integridad y honestidad. Además, remarcaron que un funcionario público debe centrarse en el interés público.

En su charla denominada “La ética en la función pública”, el también ex defensor del pueblo afirmó que la Sunafil se puede convertir en lo que se denominan “islas de excelencia” dentro del Estado, que vaya a su vez permeando a todas las instituciones públicas. Advirtió que así como un fiscalizador puede aportar en esta tarea; un fiscalizador sin ética, por el contrario, favorecerá a la corrupción. Enfatizó la necesidad de fortalecer el sistema de inspección del trabajo en el país. Para ello, es clave la imparcialidad que permite realizar una evaluación lo más objetiva posible, sin adelantar criterios o prejuicios, sino escuchando a ambas partes.

“Ustedes cumplen una función importante como fiscalizadores laborales en una país con una tasa muy alta de informalidad. Tienen el desafío de eliminar las malas prácticas que se han enquistado en la administración pública. Las redes de corrupción son sistemáticas. Será todo un reto para ustedes. Tienen que crear una cultura organizacional basada en la integridad, en la ética y la honradez. El Estado peruano necesita un nuevo servicio civil donde la integridad y la ética sean sus componentes fundamentales”, señaló.

Los derechos fundamentales muchas veces colisionan con el interés de la empresa y a ello se suma el contexto económico. Se producen despidos de trabajadores, recortes de salarios y reestructuración financiera. Eduardo Vega explicó que todo ello crea dilemas éticos que los fiscalizadores tendrán que atender en su vida laboral. Además, algunos aspectos como la privacidad en las comunicaciones vía correo electrónico aún no están reglamentados y existen otros ámbitos críticos como: la transparencia y acceso a la información pública, la neutralidad y la imparcialidad y la probidad en el uso de los recursos públicos.

Reflexionó sobre el caso de los jóvenes fallecidos en la galería Nicolini que guarda relación directa con la fiscalización laboral y la corrupción. Exhortó a combatir la alta tolerancia frente a la corrupción, dado que no es un tema menor, involucra vidas. “No es un tema que no los alcance a ustedes. Se van a topar en labor diaria con estos casos y su actuación debe ser de cero tolerancia, porque ahí están involucrados funcionarios, empresas y personas. Sunafil tienen un Código de Ética, hagan de cada uno de esos principios, valores y prohibiciones un elemento central de su trabajo en todo el Perú”, concluyó.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias