En la Ruiz de Montoya desarrollamos un periodismo de investigación, concibiéndolo como medio para develar y denunciar casos de corrupción política, y  también, para sacar a luz las deficiencias y los problemas de todo orden que afectan al bienestar de los ciudadanos y al funcionamiento de las instituciones. Estudiamos el periodismo como parte del proceso de comunicación, de la cultura democrática y la cultura ética. Y no solamente como técnica

Nuestra propuesta plantea dejar que el periodismo se enfoque como una especialidad técnica para convertirla en una especialidad analítica. Esto supone que los alumnos tendrán conocimientos de política, economía, historia, comunicación, así como análisis de los medios, desarrollando no sólo técnicas periodísticas sino también capacidades para interpretar la realidad. El periodista busca impactar por la fuerza de los argumentos, más que por la fuerza de la tradición. Provocar la reflexión sobre las razones y consecuencias de los hechos. El estudiante de la Ruiz de Montoya no aceptará ideas preponderantes o políticamente correctas de por sí. Ofrecerá aspectos no siempre obvios sobre hechos noticiosos y sacará a la luz temas ocultos de la agenda nacional, denunciando no solamente casos de corrupción política, sino principalmente cuestiones sociales, económicas y culturales que afectan al país. La actitud ética supone entender el periodismo como una labor de servicio, que entiende el poder de la información como un medio para construir ciudadanía. Formaremos periodistas independientes de partidos, instituciones y grupos de presión de cualquier naturaleza, así como profesionales objetivos en la producción de informaciones, análisis comunicacionales, y formatos mediáticos que presenten la realidad de lo acontecido de manera imparcial y sin omisión de aspectos significativos.