Quiero màs
informaciòn
12 noviembre, 2018

[Artículo] La educación universitaria que necesita la Generación Z

             Lo único permanente es que todo cambia y, además, de forma inexorable y vertiginosa. Lo que ayer funcionó podría no ser efectivo en el presente y menos en el futuro. Los jóvenes que están ingresando ahora a la universidad construyen su identidad, interaccionan, procesan la información y aprenden de diferente manera porque han incorporado el Internet desde etapas tempranas de su desarrollo y socialización, ellos son la Generación Z o centennials.

Nacieron con una tablet, notebook o smartphone bajo el brazo, desde que abrieron los ojos existía el Internet al que se conectan para buscar información, escuchar música, ver vídeos y comunicarse en tiempo real con personas en cualquier parte del mundo a través de las redes sociales. Ellos se han acostumbrado desde niños a no depender de sus padres o profesores para acceder a la información, utilizando soportes interactivos y multimedia conectados al internet.

Formar a estos profesionales del siglo XXI, cuando se ha nacido en el siglo XX y formado con metodologías del siglo XIX, resulta retador para los profesores universitarios. No obstante, los retos deben convertirse en oportunidades de mejora y crecimiento profesional. La idea es que los profesores utilicen su pasión por la docencia y se conviertan en líderes en innovación y emprendimiento, aprovechando al máximo el manejo de la tecnología que tienen sus jóvenes estudiantes.

Sin embargo, es importante que los docentes universitarios consideren que esta interacción con la tecnología, no necesariamente garantiza el desarrollo de capacidades para el procesamiento de la información (Cobo, 2017). Los estudiantes podrán saber acceder fácilmente a la infinita y poco filtrada información del internet, pero seguro no saben discriminar entre el “trigo y la cizaña”. Por eso, enseñar a discernir cuál información es confiable, se convierte en un imperativo hoy.    

Además, el principal rol del docente ya no es enseñar conocimientos, que ahora tienen fecha de caducidad y a los cuales la Generación Z accede fácilmente a través de un clic, lo esencial es “enseñar a aprender”. Por eso, se deben promover actividades que desarrollen la autonomía, la investigación formativa y el pensamiento divergente. Todo ello, en el marco de un currículo más flexible, integrado y dinámico.

Finalmente, si bien el uso de la Web 4.0, que permite un nivel de interacción más completo y personalizado (Latorre, 2018), será clave en la formación de los profesionales de la Generación Z, la Universidad tiene el reto de ofrecer mucho más. Los centennials necesitan ser educados principalmente para la responsabilidad social y sustentabilidad (Cataldi y Dominighini, 2015). La gran pregunta es, ¿la Universidad peruana está preparada para afrontar el reto?

Artículo publicado en el diario El Peruano el 12/11/18

Sobre el autor:

Milagros Gonzales

Docente de la Escuela de Educación de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya

Compartir esta noticia:

Últimas noticias