Quiero màs
informaciòn
24 septiembre, 2018

[Artículo] Lima y la cultura

         A partir del análisis a las propuestas municipales en temas de cultura que realizó Jerónimo Pimentel en el suplemento cultural de El Comercio, recientemente, no podemos sino concluir que casi todos los candidatos han confundido la gestión cultural con el ‘eventismo’. Por ello, se hace necesario hacer la distinción: la gestión cultural implica desarrollar políticas públicas orientadas a la ciudadanía a partir de un plan estratégico concebido y articulado con las necesidades de cada contexto. Para eso es necesario contar con el concurso de profesionales con experiencia en este campo.

Salvo honrosas y destacadas excepciones, siempre se ha optado por colocar a cargo de las áreas de Cultura a advenedizos o amigos del alcalde de turno ‘con algún interés’ en el arte y la cultura.

Las propuestas de gestión cultural de quienes aspiran a llegar al sillón municipal deberían contemplar conversar con iniciativas ya existentes, como Puntos de Cultura o el programa Cultura Viva Comunitaria, y tomar en cuenta las necesidades de la población que se verá beneficiada. Para ello es necesario abrir las puertas de las oficinas de cultura a la ciudadanía y conocer sus requerimientos. La labor de un gestor cultural es recoger estas inquietudes e iniciativas y darles forma a través de proyectos que involucren a todos.

Aunque tras un vistazo a los planes de gobierno municipal para Lima el panorama es desesperanzador, vale la pena hacer un llamado no solo a las futuras autoridades, sino a la ciudadanía para que se involucre en el campo cultural, y este deje de ser visto como un accesorio.

Artículo publicado en El Dominical, suplemento cultural de El Comercio el 9/09/2018

Sobre el autor:

Carina Moreno

Coordinadora del Diplomado de Gestión Cultural de la Universidad Antonio Ruiz de Montoy

Compartir esta noticia:

Últimas noticias