Quiero màs
informaciòn
27 febrero, 2018

[Artículo] Reconciliación sin mala fe

      La reconciliación nacional no será consecuencia de la mentira y la promoción de la impunidad.

Pretender, desde el control de Ejecutivo, que, en la hora actual, los peruanos alcanzaremos la reconciliación nacional levantando las sanciones a quienes la justicia ha sancionado legítimamente tras determinar las responsabilidades penales y morales pareciera, de entrada, una manifestación de ingenuidad por parte de quien dirige los destinos de nuestra nación. No lo es, visto más de cerca. De hecho: lo que se aprecia es que la decisión del presidente Kuczynski parece tener mala intención. Los más altos funcionarios del Estado —el presidente, la presidenta del Consejo de Ministros del Perú— le mienten a la ciudadanía con total descaro y desparpajo. Se contradicen abiertamente y ensayan tapar lo evidente recurriendo a una retórica insufrible que ni ellos mismos parecen creerse. Es moralmente reprochable, por supuesto, y también jurídicamente sancionable. No es para menos. Kuczynski actúa abiertamente contra el orden constitucional. Y lo hace con conocimiento de causa. Lejos, bastante, de aportar a la gobernabilidad y a superar la crisis actual, lo que ha conseguido el indulto, mal llamado “humanitario”, es, por el contrario, agudizarla y polarizar aún más al país. Como consecuencia, la palabra “reconciliación”, proferida por funcionarios falaces, resulta privada de su sentido más preciso y cabal.

Repasemos los hechos. Kuczynski le miente al Perú. Dijo, en campaña, que no indultaría al expresidente Alberto Fujimori, sentenciado en un juicio ejemplar, pulcro y diligente por delitos de lesa humanidad (aunque esta figura penal no está comprendida en la ley interna peruana, pero sí en el derecho internacional). Lo reafirmó siendo ya presidente electo: “Yo no doy indultos”, dijo, queriendo sonar categórico y persuasivo. La prensa preguntó nuevamente, con toda la claridad de que fue capaz, si indultaría a Fujimori: “Yo no voy a dar indulto. Yo siempre he dicho lo que voy a hacer” (https://goo.gl/Tq4vst). Sus afirmaciones querían dar la impresión de ser definitivas: “Mi posición no ha variado”, respondió en otra ocasión. “[Fujimori] tiene el derecho de pedir el indulto. Yo no lo firmaré”, reafirmó (https://goo.gl/aiNFkm). También se comprometió, públicamente, durante la campaña presidencial, con los familiares de las víctimas de los casos La Cantuta y Barrios Altos a que respetaría el cumplimiento de las sentencias emitidas contra Alberto Fujimori. No parece estar en la política del gobierno asentar la verdad, pues también la ministra Araoz mintió: durante el proceso de vacancia contra PPK, realizado el 21 de diciembre, la ministra Araoz negó que hubiera una solicitud de indulto, aunque esta había sido presentada el 11 de diciembre.

 

Lea el artículo completo publicado en la Revista Ideele n.° 277 

Sobre el autor:

Soledad Escalante Beltrán

Directora de la Oficina de Formación Humanista y docente principal de la Facultad de Filosofía, Educación y Ciencias Humanasen la Universidad Antonio Ruiz de Montoya

Compartir esta noticia:

Últimas noticias