Quiero màs
informaciòn
2 abril, 2019

[Artículo] Segundo año de Vizcarra: ¿nueva agenda política?

         Cuando el presidente Vizcarra inició su mandato, los dos principales problemas percibidos por la población eran la corrupción y la seguridad ciudadana, y ello no ha cambiado. Los peruanos en las últimas décadas hemos enfrentado problemas muy graves, como lo fueron la aguda crisis económica generada en el primer gobierno de Alan García y el terrorismo.

Superar estos flagelos sociales nos demoró años, nos costó vidas, un ajuste de cinturones masivo y una gran ola de migraciones forzadas. El actual gran problema que afrontamos en nuestro país es el de la corrupción, en dimensiones –nacional e internacional– nunca vista en estos suelos. Estoy seguro que, así como derrotamos a los dos dolorosos flagelos del pasado reciente, derrotaremos también a la corrupción, aunque ello nos llevará varios años, no pocos recursos, avances y retrocesos. Y no será fácil, ya que la actual corrupción se enmarca dentro de un largo ciclo que se inicia en el primer gobierno de Alan García (1985-1990).

Pasar de una percepción de corrupción del 2 % sobre el segundo gobierno de Belaunde al 30 % del primer gobierno de Alan García, y luego al 53 % del gobierno de Fujimori (La República, 23-11-2009), muestra claramente cuando se inició el actual ciclo de corrupción. Durante este ciclo, el encarcelamiento o investigaciones a cuatro expresidentes y a la jefa de la actual oposición, refleja las dimensiones de la actual crisis moral de nuestra clase política.

Considerando que aún faltan llegar muchas pruebas de Brasil, así como abrir investigaciones judiciales a otras empresas del mismo país, no es exagerado decir que estamos frente al ciclo de corrupción más importante de nuestra historia republicana, al cual todos debemos darle fin.

Si bien la principal tarea de todos los peruanos y peruanas es terminar con este ciclo de corrupción, también es cierto que existen otros importantes problemas y demandas que el gobierno debe atender y solucionar. Temas como la reconstrucción, las políticas de prevención de desastres naturales, de educación, de salud o las reformas al proceso de descentralización, son asuntos que deberán ser abordados con mayor visibilidad por los actuales ministros.

Del mismo modo, ocupan un lugar privilegiado en la agenda política las reformas en curso del sistema de justicia y las de tipo político-electoral propuestas por la Comisión Tuesta.

La destreza política del gobierno consistirá en poder seguir fortaleciendo la lucha anticorrupción, y al mismo tiempo empezar a tratar de gestionar o resolver los otros temas de la agenda nacional. Si la oposición insiste en paralizar la lucha anticorrupción y las reformas políticas en curso, podría obligar al gobierno a hacer cuestión de confianza, y de ser rechazada, podría cerrar el Congreso.

 

Artículo publicado en el diario El Peruano el 02/04/19

Sobre el autor:

Carlos Fernández Fontenoy 

Docente de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya

Compartir esta noticia:

Últimas noticias