Quiero màs
informaciòn
28 enero, 2019

[Entrevista] “Un arzobispo diocesano es una buena noticia porque se vincula más con las parroquias”

Entrevista: RPP TV 25/01/19

El P. Ernesto Cavassa, SJ, rector de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, participó en una entrevista en RPP, con motivo de la designación de Carlos Castillo Mattasoglio como nuevo arzobispo de Lima y primado del Perú, en reemplazo de Juan Luis Cipriani. Saludó la pronta designación y destacó que el sumo pontífice eligiera a un sacerdote, lo cual evidencia que no existe escalafón en la Iglesia. “Uno para ser designado arzobispo, no tiene que ser previamente obispo.  En este caso, el papa Francisco decidió por un sacerdote de base y lo hizo obispo de la diócesis en la que él trabaja y en la que él está y en la que él sirve”.

Expresó que es una muy buena noticia que se haya elegido a un sacerdote diocesano porque se vincula mucho más con el trabajo de las parroquias y lo que se vive en las comunidades. La diferencia fundamental del sacerdote diocesano y del religioso es que el primero responde a un territorio determinado, a una parroquia, es decir, está adscrito a un territorio. En cambio, el religioso está adscrito a su congregación religiosa. Ambos sirven a la iglesia pero de diferentes maneras. Al pertenecer a una congregación religiosa, por ejemplo, los franciscanos, los dominicos, los jesuitas o los combonianos, sirven a la Iglesia universal, mientras los diocesanos; a una diócesis determinada.

El P. Ernesto Cavassa, SJ, destacó que la ordenación sacerdotal del nuevo arzobispo se dio a los 34 años, lo que implica que, tal como lo mencionó el propio Carlos Castillo en un escrito testimonial: la mitad de su vida ha sido laico. “Participó activamente en movimientos laicales de la acción católica. Fue presidente de la Juventud Estudiantil Católica. Desde el Colegio San Agustín tenía una cercanía a una militancia laical eclesial y después ya como universitario en San Marcos también participó en la Unión Nacional de Estudiantes Católicos (UNEC). Como laico profesional vivió durante un tiempo prolongado en Cerro de Pasco y ya después en su periodo de formación para la vida diocesana vive en Roma. Estudió filosofía, teología y se doctoró en Teología en la Universidad Gregoriana”.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias