Quiero màs
informaciòn
2 agosto, 2019

Estudiantes de la Ruiz participan en programa de inmersión y ejercicios espirituales

El Programa de Liderazgo Ignaciano Universitario Latinoamericano (PLIUL) es una iniciativa de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (Ausjal) que tiene como objetivo formar a los jóvenes en tres ejes: formación del liderazgo, impacto social y crecimiento espiritual. En este marco, 25 estudiantes de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya participan de esta experiencia profundizando en temas relacionados a la sociedad peruana, a la democracia, a los derechos humanos y a la ética, durante ocho meses para poder aplicarlas en un proyecto de inmersión en una zona vulnerable.

El Centro Mary Mackillop Huasi, para niños con necesidades espaciales en Jicamarca-Huarochirí, recibió a los estudiantes para que conozcan la realidad que se enfrentan. Esta experiencia estuvo a cargo de Rodrigo Villanueva, SJ; Carlo Cardoza, SJ; y de la hermana Jenny Mori. “Alentamos el liderazgo, no al estilo coaching, sino desde la espiritualidad ignaciana, el compromiso y toma de conciencia de la persona, la aplicación de sus competencias profesionales y el aspecto compasivo que la aplican en la inmersión y en los Ejercicios Espirituales”, indicó Jenny Mori.

Los estudiantes luego se trasladarán a una casa de retiro en Salamanca para culminar este programa con los Ejercicios Espirituales a cargo del rector de la Ruiz, el P. Ernesto Cavassa, SJ. Durante los ejercicios, el silencio, la reflexión y la interiorización permite que el grupo culmine la experiencia tomando consciencia de la importancia de descubrir su principio y fundamento en la vida y valorando sus competencias desde su actuar en situaciones concretas de manera compasiva y comprometida.

Al culminar el programa, los estudiantes recibirán un certificado internacional de Ausjal y tres créditos extracurriculares. Muchos de ellos consideran que esta experiencia es enriquecedora y necesaria para tener un encuentro con Dios desde la reflexión personal y también en los niños que han apoyado. "Las carencias nos permitieron una mayor unión y colaboración entre todos. En esta experiencia aprendimos a valorar lo esencial como seres humanos", expresó María Vittoria Passaro, estudiante de Psicología de la Ruiz.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias