Quiero màs
informaciòn
18 abril, 2018

Foro interreligioso: La corrupción no será derrotada solo con aspectos técnicos

La segunda sesión del Foro Interreligioso reflexionó sobre por qué los líderes religiosos deben abocarse al cambio transformador de una sociedad sin corrupción. Participaron representantes del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), la Unión Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas del Perú, del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI) de Proética, de la Universidad de Georgetown y de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Los panelistas evidenciaron los aportes que desde la fe pueden realizar las diversas comunidades religiosas y la necesidad de asumir una participación más activa.

La corrupción socava las instituciones democráticas y la confianza ciudadana. Perjudica, principalmente, a las personas más vulnerables. Los líderes religiosos y académicos remarcaron la urgencia de un liderazgo valiente y decidido para enfrentar la corrupción. Además que, teniendo en cuenta que, la ética pública es una preocupación fundamental para las comunidades religiosas, son las instituciones llamadas a ser aliadas en esta tarea. Katherine Marshall, investigadora principal del Centro Berkley de Religión, Paz y Asuntos Mundiales de la Universidad de Georgetown, expresó: “hay que persuadir a la personas que es posible vencer este flagelo. La corrupción no será derrotada solo con aspectos técnicos”.

Para Jorge Zijlstra, presidente en Funciones del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), la sociedad necesita un cambio trascendental, hacia otra más plena y digna. En ese sentido, considera que la religión y la fe deben atender los desafíos de la humanidad y apoyar en la búsqueda de calidad de vida. Walter Albán, director ejecutivo de Proética – Capitulo Peruano de Transparencia Internacional, fue muy claro al afirmar que el subdesarrollo se explica por la corrupción, la cual es estructural y sistémica.

Aldo Vásquez, vicerrector académico de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, enfatizó que la relación entre instituciones religiosas y la lucha contra la corrupción es directa dado que esta última perjudica seriamente la dignidad humana. “Nos une el respeto por la persona. Cada uno de nosotros es un fin en sí mismo y la corrupción crea redes que desafían permanentemente no solo a los Estados, sino también a nuestras familias, a nuestra comunidad. Necesitamos instituciones sólidas para combatir este mal social y en ese gran desafío no se puede prescindir de las religiones”, expresó.

El Foro Interreligioso de las Américas fue organizado por el Consejo Interreligioso del Perú – Religiones por la Paz, la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM), Proética – Capitulo Peruano de Transparencia Internacional, el Centro Berkley de Religión, Paz y Asuntos Mundiales de la Universidad de Georgetown, la Alianza Interreligiosa Latinoamericana y Caribeña para la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y Religiones por la Paz América Latina y el Caribe.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias