Quiero màs
informaciòn
15 febrero, 2019

Maestría en Ciencia Política de la Ruiz busca fortalecer capacidades para reformar el Estado

Uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo es emprender una nueva generación de reformas que hagan más eficientes los servicios públicos, promuevan la meritocracia y acrecienten la calidad de nuestra democracia. Para contribuir a esos propósitos, la Escuela de Posgrado de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya presentó una nueva edición de su Maestría en Ciencia Política con mención en Gerencia Pública, que busca dotar a los estudiantes de los instrumentos fundamentales para la elaboración de políticas públicas orientadas al desarrollo y consolidación de la gobernabilidad democrática en el Perú.

Para el Dr. Aldo Vásquez, director de la Escuela de Posgrado, es fundamental iniciar la reforma política, que redefina el rol de los partidos y las relaciones entre los poderes del Estado; la reforma de la justicia, que contribuya decisivamente a enfrentar la corrupción y la inseguridad ciudadana; y la reforma en torno a las estructura de los gobiernos subnacionales, para reducir el déficit de representación en nuestro país. “Hemos priorizado la Maestría en Ciencia Política porque buscamos contribuir en la formación de gestores de políticas públicas, al mismo tiempo que nos proponemos promover el debate académico sobre la materia a través de la investigación de sus graduandos”, expresó.

 

Grandes retos para el Estado

En el acto de presentación de la Maestría, Juan Carlos Cortés, presidente ejecutivo de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir) y docente de la Escuela de Derecho de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, explicó que la reforma del servicio civil busca profesionalizar el ingreso, la permanencia y la progresión en la carrera pública en base al mérito. Asimismo, se propone alcanzar gradualmente un único régimen y con ello terminar con el desorden en contrataciones, remuneraciones, deberes y derechos de los servidores. El funcionario consideró que uno de los mayores avances en ese derrotero es el reconocimiento de que el eje central de la actuación de los servidores públicos es el ciudadano y la mejora de los servicios.

“Se ha avanzado, pero aún los desafíos son grandes. Por ejemplo, la participación de la mujer en el nivel directivo sigue siendo baja: solo 3 de cada 10 funcionarios y directivos son mujeres. Además, la brecha salarial y la hostilización sexual, persisten. La interculturalidad es otro de los grandes retos pues muy pocos funcionarios pueden atender a las persona en su lengua. Así también, subsisten la falta de políticas que incentiven la innovación orientada a servir mejor al ciudadano y la incapacidad para transmitir esos conocimientos entre servidores públicos”, señaló Cortés.

En el mismo acto fue presentado Julio Guzmán, como docente de la Maestría en Ciencia Política. El ex candidato presidencial explicó que las crisis que enfrentan las democracias en el mundo se deben a que no están dando soluciones a tres grandes cambios: climático, tecnológico y de movilidad humana (migraciones). “El contexto actual genera incertidumbre, ansiedad y temor”, dijo, agregando que le “corresponde al Estado impulsar las reformas para que las transiciones no se tornen traumáticas”.

“Modernizar el Estado es importante, sí, para lograr eficiencia, pero eso no es tener visión de Estado. Lo que el Perú necesita es reformar el Estado y retomar el planeamiento estratégico. Hoy el Perú no tiene la capacidad de planificar sus inversiones, ni de pensar el Presupuesto General de la Nación con una visión de país, a largo plazo y de manera articulada”, enfatizó. Para Julio Guzmán, quien estará a cargo del curso Políticas Públicas, del primer ciclo de la Maestría, el país necesita más servidores idóneos y éticos, que sean profesionales de Estado.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias