Quiero màs
informaciòn
31 mayo, 2018

La Ruiz reconoce calidad académica de instituciones educativas

Las instituciones educativas cumplen un papel fundamental en la formación de los futuros universitarios. De su compromiso con la calidad académica dependen en gran medida los logros del futuro profesional. La Universidad Antonio Ruiz de Montoya reconoció su dedicación y esfuerzo, a través de un diploma, que fue entregado a directores y representantes, quienes participaron de la conferencia “Humanidades y Corrupción”, a cargo del historiador Joseph Dager Alva, director de la Escuela de Posgrado y docente del Programa de Humanidades. Compartimos valores y tenemos un propósito común: el progreso del país.

El encuentro estuvo presidido, el primer día, por Aldo Vásquez, vicerrector académico y, el segundo día, por Enrique Durán, secretario general de la universidad. Ambos compartieron la esencia de la institución como una obra apostólica de la Compañía de Jesús, que tiene alrededor de 200 universidades en el mundo, lo que permite intercambios académicos internacionales en la red Ausjal. Destacaron el carácter personalizado de la educación que brindamos, el cual se traduce en herramientas concretas como las tutorías Ruiz que aplican el modelo de la pedagogía ignaciana y son un curso a lo largo de la carrera.

Las autoridades expusieron sobre el enfoque humanista Ruiz que no se circunscribe a un curso o a un eslogan, sino es trasversal y se refleja en la malla curricular de todas las Escuelas. “Nos preocupa mucho que nuestros estudiantes tengan un conocimiento cabal de la persona y de su entorno, porque entendemos que la formación propia de las disciplinas solo cobra sentido cuando existe esta comprensión cabal. La disciplina es un instrumento que queremos sea útil para las personas. De tal manera que tengamos claro el horizonte y a quién servimos con este conocimiento. Eso define el perfil de quienes egresan de nuestra universidad”, expresó Aldo Vásquez.

Joseph Dager destacó el papel que cumplen las humanidades en fomentar una cultura de no tolerancia a la corrupción, además, en formar en valores que impidan la “pequeña” corrupción, esa que se presenta en la vida cotidiana y que muchas veces se disfraza de astucia. Considera que es momento de superar la falsa dicotomía de un Estado (malo) contra una sociedad civil (buena). Exhortó a los docentes y autoridades a tener una participación activa en promover una ciudadanía activa y responsable.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias