Quiero màs
informaciòn
11 octubre, 2018

I Congreso Nacional de Oducal reflexionó sobre rol de universidades católicas en ecología integral

La Ruiz de Montoya participó en I Congreso Nacional de Oducal (Asociación de universidades católicas de América Latina y el Caribe), realizado en la ciudad de Arequipa en el campus de la Universidad Católica San Pablo. El encuentro desarrolló temas inspirados en la encíclica Laudato Si' y motivó la reflexión y el compromiso de las universidades con la ecología integral. Durante dos días se realizaron conferencias magistrales, paneles y talleres en los que las instituciones compartieron sus experiencias, buenas prácticas ambientales y motivaron a los jóvenes a liderar el cambio social hacia un mundo más justo, solidario y sostenible.

La Dra. Birgit Weiler, directora de la Dirección de Investigación, en su conferencia magistral, hizo hincapié en la necesidad de tomar conciencia respecto a que todo en el mundo está relacionado, en una trama de relaciones en la que el ser humano no es el centro, sino está en interacción e interdependencia con otros seres vivos y con la naturaleza. “No podemos seguir pensando la naturaleza al servicio de la sociedad humana o que somos la cúspide de la pirámide de los seres vivos. El papa Francisco nos invita a repensar profundamente nuestra relación con la tierra”, expresó

La crisis ecológica ha evidenciado la ambivalencia y las consecuencias dañinas de entender la relación en términos de explotación de la naturaleza. La especialista enfatizó que no existen dos crisis, sino una sola crisis socioambiental. “Tenemos que aprender a convivir con la naturaleza respetando sus equilibrios frágiles. El sumo pontífice propone vivir una ecología integral que incorpora enfoques interdisciplinarios, dimensiones sociales y humanas. No podemos ofrecer soluciones, si no prestamos atención a las causas del deterioro ambiental que tienen que ver con las causas del deterioro social. Ello implica, por ejemplo, cuidar a los excluidos y, simultáneamente, a la naturaleza”, explicó.

La crisis ecológica es también una crisis espiritual. Se necesita construir liderazgos. La encíclica es una llamado a no ser indiferente. El papa Francisco ha instado a las universidades a contribuir con lo que él denomina la “revolución cultural” (transformación a fondo en las maneras de relacionarnos con la naturaleza hacia un estilo de vida no consumista). Esto implica enseñar a ser conscientes y solidarios con los otros seres vivos y, sobre todo, con los hermanos más afectados con la degradación ambiental. “El gran reto que tenemos hoy es identificar cómo vamos a promover la justicia climática desde nuestras instituciones. No se trata solo de impartir conocimientos porque la información sola no es suficiente, se necesita ‘mover’ consciencias”, señaló Birgit Weiler.

Una ecología ambiental requiere un modelo diferente de desarrollo que no se base en una economía que no mira los impactos sobre el medioambiente y amenaza la sostenibilidad. Así lo afirmó, el Mgtr. Jorge Elgegren, director de la Escuela de Economía y Gestión Ambiental, quien fue uno de los panelistas. Destacó el llamado que realizó el papa Francisco para escuchar a los pueblos amazónicos y aprender de sus prácticas ambientales. Así también puso en relieve que el sumo pontífice se ha informado de manera profunda sobre cada uno de los problemas que aborda referidos a nuestra casa común: agua, residuos, cambio climático y biodiversidad. Para ello, eligió a los mejores asesores a fin de construir un discurso basado en datos rigurosos, pero que trascienda la ciencia.

La delegación Ruiz en Oducal estuvo conformada también por el Dr. Ernesto Cavassa, SJ, rector, y por el Dr. Aldo Vásquez, vicerrector académico. Este primer encuentro permitió fortalecer los vínculos entre las universidades católicas y sentó las bases para diseñar planes y estrategias de responsabilidad socio-ambiental.

Compartir esta noticia:

Últimas noticias